fbpx
Mauricio Muñoz Chiu

La forma de ejercer la acupuntura, que me ha acomodado en estos años, es la de, a través de un diagnóstico con el que llega el paciente desde la medicina alópata, hacer una reinterpretación de ésta desde la mirada de la medicina tradicional china y su gran cosmovisión. Entonces un diagnóstico clínico se transforma en un síntoma a ser leído desde otra mirada, desde una interpretación de lo qué le sucede en su contexto al paciente, su vida personal, su trabajo, sus proyectos y todas las aristas que conforman al ser humano que me visita en terapia.
Para la toma de decisiones al momento de actuar con las agujas, pienso en la zona local, en algún punto a distancia y en posibles alteraciones más profundas que pueden estar ocasionando el malestar que motivó al paciente a consultar, así integro ambas medicinas, por un lado el diagnóstico clínico alópata y la interpretación desde la profunda medicina tradicional china.
Es de suma importancia revisar cómo están las emociones de los pacientes que consultan, no siempre se entiende que una emoción puede ser la causante del malestar de las personas, pero la medicina tradicional china sí lo toma en cuenta. Entonces es entendida la enfermedad por los pacientes y se les ayuda a encontrar solución a esa emoción o emociones que los embarga.